Aumento del Punto G

El mítico punto G es una zona anatómica que debe su nombre a la inicial del médico que la descubrió por primera vez, el Dr. Ernst Grafenberg.

 

A pesar de la controversia, existe suficiente evidencia científica publicada que certifica su existencia y que la define como una pequeña protuberancia, sensible al tacto y al roce, dotada de densa inervación, ubicada detrás del hueso púbico, en la cara anterior de la vagina (a unos 3 cm de la uretra) y que, al ser estimulada, produce una gran respuesta orgásmica.

 

El ácido hialurónico y la grasa autóloga aumentan la sensibilidad del punto G.

 

¿Qué técnicas se emplean para aumentar el Punto G?

Este punto se hace mucho más sensible si el área se rellena bien con grasa autóloga (lipotransferencia) o ácido hialurónico (rellenos o fillers), debido a que la zona resulta más amplia, más proyectada y percibe más estímulo al roce con el pene, lo cual puede facilitar intensamente el orgasmo vaginal.

 

La técnica se realiza con anestesia local y apenas tiene recuperación, salvo que se deben evitar las relaciones sexuales durante los primeros 5-7 días.

 

Si desea obtener más información sobre el aumento del Punto G, solicite ahora una consulta informativa gratuita con nuestro médico experto de la Unidad de Gineco-Estética.




Compartimos el milagro de dar vida

Clínica Colmena y Celagem (Centro Latinoamericano Genético y Molecular) se unen para garantizar resultados reales de embarazo.