Transferencia Embrionaria

Es el ultimo y decisivo paso de una Fecundación in vitro, consiste en depositar los embriones formados en el laboratorio in vitro en el útero a la espera que se implanten y den lugar a un embarazo. Generalmente se realiza entre el tercer y el quinto día posterior a la aspiración (punción) folicular en donde se ha llevado a cabo la fecundación y  desarrollo embrionario; el día de la transferencia se decide entre el especialista y el embriologo informando cualquier decisión a la pareja. Se selecciona el (los) embrión(es) que presentan mejores características de desarrollo para ser transferido(s).

 

Es un procedimiento sencillo, no doloroso, que no precisa anestesia y consiste en la ubicación guiada por ecografía del embrión en el interior del útero materno utilizando una cánula de transferencia el cual es un dispositivo suave y flexible.

 

Finalizada la transferencia embrionaria es recomendable estar en reposo durante un tiempo corto y después puede reanudar sus actividades cotidianas sin problemas, con mínimas restricciones. Preferiblemente tómese el día, no realice actividades de esfuerzo, laborales o de stress , evite ir a piscina, Beba abundante agua y aunque algunos recomiendan seguir su vida sexual siendo cuidadosos, es preferible no tener relaciones sexuales hasta la prueba de embarazo. El especialista y personal de enfermería darán las recomendaciones  y cuidados a tener en cuenta.

 

En la Clínica Colmena a pesar de ser un procedimiento sencillo y que normalmente lo realizan en otros centros de reproducción asistida en el consultorio o un área pequeña,  lo realizamos en nuestra amplia sala de cirugía. La cual esta anexa al laboratorio in vitro para brindar una mayor comodidad  y Bioseguridad evitando riesgos en la manipulación y transporte de los embriones.

 

El éxito de la transferencia embrionaria no depende solamente de la calidad de los embriones sino que también es importante valorar el estado del endometrio que debe estar previamente preparado para recibirlos, para ello la paciente debe tomar medicamentos que estimulan el crecimiento endometrial.

 

A las 2 semanas tras la transferencia embrionaria la paciente deberá acudir a la clínica para realizarle una prueba de embarazo cualitativa. De ser el resultado positivo ¡Felicitaciones! Entonces   recomendamos como método óptimo de confirmación una cuantificación de la hormona beta-hCG en sangre (mediante un análisis de sangre rutinario).

 

Pasada una semana más  deberás acudir nuevamente a nuestra clínica para que realicemos una ecografía vaginal para valorar el saco gestacional. La Hormona Gonadotropina Coriónica (subunidad Beta-HCG) es sintetizada sólo por las mujeres embarazadas desde que el embrión empieza a evolucionar alrededor del décimo día de embarazo.

 

Tipos de transferencia:

 

Transferencia en fresco: Los embriones son recién formados (frescos) y se transfieren en el mismo ciclo en el que se han formado.

 

Transferencia diferida: Se congelan los embriones antes de transferirlos. Se utiliza cuando no se puede transferir en el mismo ciclo en el que se ha realizado la punción o aspiración folicular. Se realiza por ejemplo en casos de hiperestimulacion ovárica, por otras condiciones sistémicas o de salud de la paciente, o que el endometrio no alcanzó su estado óptimo para recibir los embriones.

 

¿Cuantos embriones se deben transferir?

 

Normalmente transferimos un embrión,  sin embargo el número de embriones a transferir dependerá de la edad de la paciente, de la calidad de los gametos (óvulos y espermatozoides), de la historia previa (años de esterilidad, tratamientos anteriores de reproducción asistida) y del número y la calidad de los embriones.

Para aumentar las posibilidades de gestación se pueden transferir hasta 2 embriones siempre tras una exhaustiva decisión tomada entre el personal especialista y tú esto con la finalidad de evitar embarazos múltiples que puedan generar complicaciones para la madre y los futuros bebes.

 

Si quedaron embriones formados ¿Que pasa con los que no son transferidos?

 

  • Los embriones serán vitrificados(congelados) para ser transferidos en ciclos posteriores, sin que la paciente tenga que volver a someterse a otra estimulación ovárica y aspiración folicular.
  • En el caso que el embarazo se logró a feliz término y la pareja desea tener otro hijo se pueden emplear los embriones criopreservados posteriormente, si por el contrario la mujer o pareja no desea tener más descendencia y tengan embriones sobrantes pueden donarlos a otras parejas o para investigación. Estas voluntades quedarán debidamente documentadas entre la pareja y la clínica.
  • Si por el contrario, lamentablemente los resultados son negativos para embarazo se debe dar un margen de espera, vivir el duelo y quizás considerar en repetir un nuevo ciclo de tratamiento. Si existen aún embriones en reserva y congelados , cuando la pareja  se encuentren  nuevamente preparados se pueden  realizar una nueva transferencia embrionaria.

¿En que casos se cancela la transferencia?

 

  • Cuando no se ha logrado el desarrollo de ningún embrión por fallo de fecundación
  • Se detiene el desarrollo embrionario
  • El endometrio no está preparado para la implantación
  • Condiciones de salud imprevistas de la paciente que impiden realizar la transferencia.



Compartimos el milagro de dar vida

Clínica Colmena En Bucaramanga-Colombia